was successfully added to your cart.

Carrito

Prensa

Entrevista El Economista – Abascool forma tanto a profesionales como a familias

Por 9 julio, 2020

Abascool, centro especializado en trastornos del espectro autista, forma tanto a profesionales como a familias

En la vuelta a los centros se deberá garantizar que se toman las medidas de higiene y seguridad pertinentes

 

Con la llegada del coronavirus, la rutina de toda la sociedad se ha visto modificada. A pesar de que está siendo una época complicada para todos, los niños autistas han sufrido más, ya que entre las características de este trastorno figura el comportamiento en base a rutinas. Abascool es un centro de formación superior especializado en el tratamiento del TEA a través de intervenciones analítico conductuales. Blanca Sáenz, Socia fundadora de Abascool y José Alberto, Director Académico del centro y Psicólogo especializado en TEA explican cuáles son los objetivos de abascool.

¿De qué formas ha afectado el confinamiento a los niños con autismo?

El confinamiento ha sido una medida dura para todos, pero muchos han sabido y han podido utilizar estrategias y mantener cierta normalidad a distancia. Es impresionante el talento, la originalidad y el esfuerzo para mantenernos activos, organizar nuevas actividades y seguir conectando con familia y amigos. Incluso hemos compartido más ratos de conversación y empatía que antes, y se ha visto una gran generosidad y solidaridad. Sin embargo, para los niños con TEA o necesidades especiales ha supuesto un cambio drástico en sus rutinas, y una gran falta de apoyos que habitualmente reciben a través de la escolarización o servicios terapéuticos. Tal vez algunos de estos niños no lo hayan notado tanto como sus padres y hermanos, que se han visto desbordados para atender sus necesidades especiales y compaginarlo con sus obligaciones laborales y del hogar, intentando mantener ánimo y buena cara. Son los héroes ocultos del confinamiento.

¿Cómo han podido hacerle frente las familias a estos momentos tan complicados?

A pesar de que el Real Decreto del 14 de marzo clasificaba la atención a la discapacidad y a la dependencia como actividad esencial y, por lo tanto, permitida, la escolarización presencial se suspendió y los servicios de apoyo se vieron enormemente restringidos. Las familias han sido las que han tenido que sustituirlos con los medios que tuvieran a su alcance. Esto ha producido contingencias laborales a muchos padres. Además, los recursos en muchos hogares son limitados y hay que compartir los ordenadores o las tablets, y muchos de estos niños han tenido dificultades para poder seguir intervenciones online.

El Real Decreto se modificó el 20 de marzo permitiendo las salidas terapéuticas a personas con discapacidad o problemas conductuales y, aun así, había gente que no reconocía esta medida como fundamental para mantener su estado de salud y de ánimo. Incluso ha habido comportamientos muy poco cívicos.

No sé cómo las familias han podido hacer frente a estos momentos tan complicados. Me imagino que con mucho esfuerzo, jornadas interminables de noche y de día, imaginación y mucho amor. Espero que los padres se concedan algún premio porque desde luego se lo merecen.

A la hora de volver a la nueva normalidad, ¿cómo se espera que sea la vuelta a los centros de estos niños?

En este punto tengo que ser crítica, porque me parece inaceptable que la atención temprana o la escolarización especial (en la que la ratio es mucho menor que la ordinaria) no se hayan restituido ya con normalidad. Por supuesto, con las medidas de seguridad e higiene necesarias. ¡Son servicios esenciales! No es una cuestión de fases, sino de priorizar las necesidades de una población vulnerable con dificultades. ¿Cómo puede ser más importante ir a la peluquería que recibir una sesión de logopedia o fisioterapia? Con todo mi respeto a todas las profesiones.

En la vuelta a los centros se deberá garantizar que se toman las medidas de higiene y seguridad pertinentes. Pero espero que no nos hundamos en el miedo y la hiper-protección. Habrá que controlar la ratio, distribuir los horarios, ir incorporando paulatinamente niños por etapas, mantener distancias, lavarse las manos, tomarse la temperatura, y ser todos responsables. Aun así, todas las medidas que se tomen deberían estar contrastadas científicamente. Cada vez sabemos más sobre cómo se producen los contagios, qué tratamientos son más eficaces, cuál es el verdadero riesgo y cómo minimizarlo.

La formación on-line ha experimentado un gran crecimiento en los últimos años y genera muchas oportunidades. Sin embargo, no es recomendable en edad escolar.

La escolarización presencial aporta valores para un desarrollo equilibrado y no sólo por la adquisición de conocimientos, sino por las oportunidades de socialización y generalización en un contexto natural. Las relaciones con los profesores y con los demás niños enriquecen la formación, y les ayudan a construir una identidad en un entorno colectivo. El contacto y los juegos cobran importancia social y cultural y favorecen el aprendizaje generativo.

¿Creen que se necesita más formación de profesionales en este campo?

Sí, creemos que se necesita más formación en este campo. La intervención en TEA requiere conocimientos específicos y una cierta especialización que no se cubre a lo largo de una carrera como psicología o magisterio.

La Estrategia Española para los Trastornos del Espectro del Autismo aprobada por unanimidad en el Congreso de los Diputados en el año 2015 establece en sus líneas estratégicas potenciar la investigación, la innovación, la transferencia de conocimiento, y la formación de los profesionales que intervienen en todo el recorrido vital de las personas con autismo.

En el ámbito de la salud trata propuestas que favorecen la detección temprana y el acceso a un diagnóstico e intervenciones integrales especializadas. En el ámbito educativo, objetivos para promover la inclusión escolar y el éxito educativo del alumnado con TEA mediante la especialización, innovación y flexibilización de las modalidades de escolarización.

Sin embargo, cinco años más tarde todavía estamos pendientes de la elaboración de un Plan de Acción para la implantación de la Estrategia, que contenga las medidas y acciones concretas para cumplir los objetivos. Muchos movimientos asociativos han reclamado ya este Plan de Acción. En Abascool nos hemos adelantado a estas necesidades y apostamos por la transferencia de conocimiento y la formación especializada.

¿Cuáles son los principales objetivos con los que nace abascool?

En Abascool queremos contribuir con el avance del conocimiento y su transferencia al contexto aplicado y de intervención especializada en los trastornos del espectro autista, lo que hacemos desarrollando e impartiendo formación especializada, tanto a profesionales como a familias.

Nuestro objetivo principal es mejorar la accesibilidad de la población afectada a intervenciones eficaces a través del Análisis de Conducta Aplicado, intervenciones avaladas por las guías de buenas prácticas y recomendadas por la Organización Mundial de la Salud.

¿A qué público están dirigidos los cursos?

Tenemos dos programas con distinto alcance:

El primero es un Máster en Análisis de Conducta Aplicado que impartimos en colaboración con la Universidad Complutense de Madrid. Este Máster es un programa de postgrado dirigido a titulados universitarios en educación y psicología, así como titulaciones afines tales como psicopedagogía, audición y lenguaje, terapia ocupacional o técnicos superiores en integración social.

Adicionalmente el Máster está reconocido por ABAI® (Association for Behavior Analysis International) y la BACB®(Behavior Analyst Certification Board), como secuencia de curso verificada, lo que le otorga un valor añadido de reconocimiento internacional.

Con el objetivo de mejorar la accesibilidad a intervenciones especializadas y eficaces, y siendo el autismo el trastorno infantil con mayor prevalencia en la actualidad, ponemos nuestro foco en los maestros del sistema educativo español. La formación de nuestros profesores es un recurso de vital importancia para mejorar la accesibilidad a una educación de calidad y favorecer la inclusión de los niños con TEA.

Nuestro segundo programa es un Curso de Terapeuta en Análisis de Conducta Aplicado que impartimos con la colaboración del Centro La Ilusión de Momo. Este curso, de menor contenido lectivo, está dirigido a familiares de personas con TEA y a profesionales que quieran tener un conocimiento básico sobre las intervenciones analítico-conductuales. Tiene un enfoque muy práctico y aporta estrategias y pautas muy útiles para el día a día.

¿Cuál es la metodología que llevan a cabo en abascool?

Nuestros cursos se imparten 100% online, a través de un aula virtual, para dar una cobertura global sin barreras geográficas ni horarias, adaptándose a la disponibilidad de los profesionales. La presentación del material docente combina vídeos de los profesores, presentaciones, material de estudio, infografías, ejemplos de casos prácticos, autoevaluaciones y actividades de seguimiento. Los alumnos disponen de un sistema de tutorías on-line a través de la plataforma y pueden contactar con el profesorado para resolver dudas a través de un foro de consultas.

El claustro lo forman profesores de la Universidad Complutense de Madrid, en su mayoría Doctores en Educación, Psicopedagogía y Psicología, con docencia en otros grados y amplia experiencia profesional e investigadora, y profesores de Abascool Consultores de Análisis de Conducta Aplicado, certificados internacionalmente por la BACB® (Behavior Analyst Certification Board), Licenciados y Doctores con dilatada experiencia profesional que ejercen en centros clínicos o educativos y desarrollan investigación en otras entidades universitarias. Tenemos profesores de todo el mundo, Madrid, Londres, Ibiza, Nueva York, Miami y Roma, y alumnos también de todo el mundo, lo que favorece la exposición a distintos contextos y una transferencia de conocimientos sin fronteras.

¿Cuáles son los cursos más populares del centro?

El feedback de ambos cursos es muy positivo. Tenemos profesores que se han hecho muy populares y sorprenden a los estudiantes con sus ejemplos y casos prácticos cargados de anécdotas y valores, incluso a veces con algún baile que otro.

En base a nuestros principios de calidad e innovación educativa, la Universidad Complutense de Madrid elabora encuestas de satisfacción del Máster, que se comparan con la media de la rama y con la media general, y estamos muy contentos con marcas por encima de la media y todo notables y sobresalientes.

En nuestras redes sociales compartimos recursos con familias y profesionales a través de mini-cápsulas formativas intentando promover la divulgación, y se pueden ver algunos de los contenidos y vídeos demo.

¿En qué consiste exactamente la terapia ABA?

El autismo es un trastorno del neuro-desarrollo que afecta principalmente a las áreas de interacción social, habilidades de comunicación y las funciones cognitivas y ejecutivas ocasionando dificultades en el aprendizaje, el juego y la comunicación, y afectando a la conducta.

Más de cincuenta años de investigación han demostrado la eficacia del análisis de conducta aplicado y su recomendación en la intervención de estos trastornos. Se trata de una disciplina científica y una aproximación integral, individualizada e intensiva.

El análisis de conducta aplicado, que se conoce como ABA por sus siglas en inglés, se centra en la conducta operante, que es el resultado del aprendizaje, y la analiza a través de la contingencia de tres términos: antecedente /conducta/ consecuencia.

Así evalúa la función de la conducta y los efectos del ambiente sobre su frecuencia. Actuar sobre la frecuencia de la conducta significa enseñar e implantar conductas adecuadas y reducir conductas no deseadas, aplicando el control de estímulos y los principios de reforzamiento, extinción y castigo, éste último sólo en circunstancias especiales y justificadas. La ética es una base fundamental en nuestro trabajo y esto también es algo que debemos enseñar a los profesionales y familias. En el Máster dedicamos todo un módulo a cuestiones éticas siguiendo los códigos deontológicos internacionales y la legislación de referencia.

Como características principales podemos decir que se centra en conductas socialmente relevantes (aquellas que tienen una importancia para la persona y su entorno), parte de definiciones objetivas y un enfoque científico, y utiliza el reforzamiento como principio básico del aprendizaje.

Además, y esto es muy importante tanto para padres como para profesionales, una vez que se han establecido los objetivos sobre los que trabajar, se toman registros y se analizan los datos, evaluando el progreso, lo que permite detectar si la intervención está siendo eficaz e introducir cambios de forma ágil.

En su correcta aplicación debe de contar con la participación de las personas cercanas al entorno del alumno, para favorecer los aprendizajes, el desvanecimiento de ayudas y la generalización. La involucración de la familia y el entorno es necesaria y un factor de éxito en todos los tratamientos, no sólo ABA.

Diría también que una premisa fundamental para los analistas de conducta es que no partimos del diagnóstico del niño para proponer objetivos e intervenciones, sino que partimos de la persona con la que vamos a trabajar, asumiendo que va a poder aprender casi todo lo que necesite. Pero hay que «dar con la clave» y saber cómo aprende, por lo que cuando una persona no está aprendiendo lo que queremos enseñarle, nuestro primer pensamiento es «no he dado con la forma en que lo va a aprender», procurando evitar pensamientos del tipo «no lo aprende porque tiene TEA».

Se trata de una intervención individualizada, integral e intensiva. Para hacer menos técnica la explicación, lo primero que se hace es una valoración de las distintas áreas del desarrollo del niño y vemos sus puntos fuertes y las necesidades de mejora, marcando unos objetivos claros y consensuados con la familia. Después se establece una programación y se mide cómo se va avanzando en los objetivos. Si no mejora la vida del niño y la de su familia con cambios duraderos y estables es que no está siendo efectiva.

Los padres a menudo nos ponemos demasiadas metas y esto es bueno porque nos empuja a la acción, pero hay que ir poco a poco, y cocinar a fuego lento. Requiere mucho tiempo y formación. ¿Qué es más importante: que sepa las tablas de multiplicar o que sea capaz de pedir ayuda? ¿Que se conozca las partes del cuerpo o que identifique dolor y señale dónde le duele? ¿Que aprenda a seguir turnos y pueda jugar con sus amigos, o que sea capaz de vestirse de forma autónoma? ¡Todo es importante pero cuanto más funcional y social mejor!

Fuente: Periódico Digital El Economista | Autor: Carmen García (08/06/2020)
Abascool, centro especializado en trastornos del espectro autista, forma tanto a profesionales como a familias