Prensa

Entrevista 20 Minutos

Por 29 octubre, 2019

Cómo ayudar a las personas con autismo

La metodología ABA, qué es y en qué puede ayudar a las personas con autismo

  • Raquel del Rosario desvela que su hijo tiene autismo
  • España se calcula que hay 450 mil personas con TEA (Trastorno del Espectro Autista) y que afecta a más de 1,5 millones de familias.
Metodología ABA

Entrevista 20 min. Saénz y José Alberto Monseco Abascool

El autismo es el trastorno infantil con mayor prevalencia, presente en alrededor de 1 de cada 100 nacimientos en Europa, y en uno de cada 68 en Estados Unidos. En España se calcula que hay 450 mil personas con TEA (Trastorno del Espectro Autista) y que afecta a más de 1,5 millones de familias.

El diagnóstico precoz y una intervención temprana son de vital importancia para que las personas con autismo mejoren significativamente su calidad de vida y, afortunadamente, aunque aún queda mucho por hacer, cada vez existe más visibilidad y hoy día existen varias metodologías de eficacia probada a disposición de familiares y terapeutas. Todas ellas deben ser individualizadas, integrales y estar orientadas a que la persona con autismo alcance todo su potencial.

 

Las metodologías más utilizadas son, a grandes rasgos:

* DENVER (Early denver Model): Una intervención integral conductual precoz, para niños con autismo de entre 12 y 48 meses.

* PECS (Picture Exchange Comunication System): Un sistema de comunicación aumentativo o alternativo que respalda el aprendizaje del habla mediante el intercambio de imágenes.

* TEACCH (Treatment and Education of Autistic Related Communication Handicapped Children): Un método con un enfoque educativo y terapéutico cuyo objetivo principal es fomentar la autonomía de las personas con TEA en los distintos entornos: educativo, laboral, familiar…

* ABA (Applied Behaviour Analysis): Este método se basa en el análisis de la conducta aplicada y la Teoría del Aprendizaje y está orientado a fomentar las conductas socialmente relevantes y significativas.

Esta última metodología, a pesar de que haber probado su eficacia en personas con TEA, no es una terapia muy conocida en España ni en el conjunto de Europa, donde apenas un 1% de los niños son intervenidos con ABA.

Blanca Sáenz, madre de un niño con autismo, encontró dificultades para probar tratar con esta terapia a su hijo, por lo que decidió crear Abascool, un centro de formación especializado en ABA, “a la hora de buscar tratamientos, me topé con que, conociendo la terapia ABA, que figura en la Guía de buena práctica para el tratamiento de los trastornos del espectro autista como una intervención eficaz y está recomendada por organismos como la OMS o la Fundación Americana de Psicología, en España no está implantada, no se cubre por las administraciones públicas y no hay profesionales formados”. Es decir, que si una familia quiere tener la opción de recibir ABA en España no tiene profesionales a los que acudir, y los pocos que hay no están dentro de los tratamientos cubiertos ni está presente en los centros educativos”.

Por este motivo, decidió crear su propia escuela, donde se imparte un máster y un postgrado en colaboración con la Universidad Complutente de Madrid, el único en España junto con otro que ha sido verificado por la Asociación de Analista de Conducta Internacional (BACB).

Su objetivo no es otro que el de que esta metodología sea más accesible para los profesionales, tanto los de la educación como los terapeutas, “queremos que llegue, por un lado, a los profesionales de las aulas específicas como las ordinarias para fomentar la inclusión, y por otro, a profesionales como psicólogos, pedagogos…”, cuenta Blanca Sáenz.

En qué consiste ABA

ABA (Applied Behaviour Analysis) significa análisis de la consulta aplicada -o análisis conductual aplicado-, y surgió en la década de los 60 como ciencia para estudiar cómo funcionaban los principios de aprendizaje. Después, según nos contó José Alberto Monseco, Director Académico de Abascool, “empezaron a hacer investigaciones en distintos campos y uno de ellos fue la discapacidad, sobre todo el autismo. Después de realizar numerosos estudios, se pudo corroborar que ABA es uno de los métodos que tiene más evidencia de eficacia en el tratamiento del autismo”.

Lo que dice ABA es, básicamente, que todos aprendemos de la misma manera, por lo que podríamos aplicarlo a todo el mundo, no sólo a las personas con discapacidad. Y prueba la relación que existe entre todas las variables del entorno y el sujeto y qué efectos tiene sobre su conducta. Por lo tanto, si modificamos los antecedentes y consecuencias que han provocado una conducta determinada, podremos modificar esta conducta para hacer emerger o reforzar las conductas deseadas y eliminar las conductas no deseadas.

Para lograrlo, “lo primero que se hace es valorar las motivaciones de la persona, porque da igual cuáles sean tus capacidades, al final todos aprendemos porque algo nos motiva, nos compensa. Por eso es una terapia tan individualizada, porque a cada persona le motivan unas cosas”, afirma José Alberto Monseco.

Es una terapia integral e intensiva, por eso es muy importante el papel de las familias y los centros educativos, para que los comportamientos que se trabajen en la terapia se trasladen a otros entornos y se generalicen.

Además, todo se realiza desde un enfoque muy técnico y científico y se registran todos los datos, “se analizan los datos para ver lo que funciona, lo que no… y cambiar lo que no funciona. Porque para ABA todos podemos avanzar, aprender… todo puede ser enseñado, pero necesitamos dar con la clave, con las estrategias adecuadas”.

Por qué no está presente en España

Siendo una terapia tan efectiva, ¿Por qué está tan poco implantada en España? Según Blanca Saénz y José Alberto Monseco, por los mitos infundados que todavía circulan sobre esta terapia y por desconocimiento, “en España no es muy conocido por todos los mitos que rodean a la terapia, y por cómo empezó, de una forma muy experimental, muy de laboratorio, con animales… En estos momentos esto ha cambiado mucho, sobre todo porque tenemos un estricto código de ética que nos muestra cómo actuar”.

Entre los mitos falsos alrededor del método ABA están, “que es dañino para los niños, que los robotiza, que se basa en castigos o que no tiene sustento científico, cuando es totalmente lo contrario, pues se trata de una terapia con una eficacia suficiente probada a la que cualquier persona con autismo debería tener acceso”, afirma Blanca. Abascool es su pequeño granito de arena para conseguirlo.